Uno de los más grandes enemigos de los transportistas es el Jammer, pues es utilizado para facilitar robos y extorsiones a transportistas, convirtiéndose en una de las infames historias negras de carretera más comunes de todas pero, ¿exactamente qué es y cómo funciona?

Conociendo al enemigo

El jammer es un dispositivo electrónico que inhibe o interrumpe las señales de las telecomunicaciones, es decir, redes celulares, servicios de GPS, telefonía y radio.

Su uso está restringido, y es exclusivo para la policía, el ejército y las instalaciones federales como las casetas de cobro y los complejos penitenciarios; estos últimos son célebres porque el Jammer evita las llamadas de extorsión realizadas por reos desde dentro de los penales (o eso se supone).

Por desgracia, en la carretera, el jammer se utiliza para bloquear las señales de los rastreadores GPS instalados en los camiones, facilitando así el robo de la mercancía o incluso de la unidad completa. 

De acuerdo con la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), con datos de la Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular (ANERPV), entre los asociados de esa organización se reportó que en 75% de los casos de robo se utilizaron los bloqueadores de señales de comunicación.

Jammer, prohibido por la ley

En nuestro país, el uso civil del jammer está estrictamente prohibido. Quien use un dispositivo para bloquear señales de telefonía, radiocomunicación, GPS o transmisión de datos o imagen podría pasar de 12 a 15 años de prisión.

Todo esto debido a que, en días pasados, el Congreso de la Unión aprobó modificaciones al artículo 190 Bis de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, y al artículo 168 del Código Penal Federal, penando la fabricación, compra-venta, instalación, portación o uso de los llamados jammers.

Por desgracia, estos equipos, que pueden comprarse por alrededor de mil pesos. Además de utilizarlos para el robo de transporte de carga,  también sirven para desactivar alarmas de autos y casas, y ser fácilmente robados.

Soluciones de Fleetco a tu servicio

Si bien es imposible evitar el ataque de un jammer, sí es posible tener contramedidas en caso de sufrir un evento de este tipo.

Helios, el mejor equipo de rastreo y telemetría del mundo, puede detectar el ataque de un jammer y ejecutar protocolos de seguridad para minimizar el posible daño sufrido.

Estos protocolos de seguridad pueden ser cerrar los seguros de las puertas, activar una alarma, apagar paulatínamente el motor y bloquearlo y mandar alertas de seguridad entre otras cosas.

Además de eso, Helios seguirá registrando los eventos y almacenándolos en su memoria para, en el momento que deje de estar bajo la inhibición del jammer, transmitir todos los datos que podrían ser utilizados por las autoridades para dar con los responsables.

Así, es mucho más complicado saquear una unidad protegida con Helios, de Starcom Systems.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *